Usted está aquí

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal.

Los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP) son organizaciones sin ánimo de lucro constituidas por los fabricantes e importadores de aparatos eléctricos y electrónicos (AEE) cuyo objetivo es canalizar la correcta gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE). El Real Decreto 110/2015 sobre RAEE mantiene el principio de responsabilidad ampliada del productor, en aplicación del principio de “quien contamina, paga”. En este sentido, el fabricante del equipo eléctrico o electrónico tiene la obligación de asumir la financiación de la gestión de los residuos que proceden de los aparatos.

En Andalucía operan ocho sistemas colectivos de recogida de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (Ambilamp, Ecoasimelec, Ecofimática, Ecolec, Ecolum, Ecotic, ERP y Eco-Raee's junto a la plataforma Recyclia que engloba a tres de los SCRAPS como Ecoasimelec, Ecofimática y Ecolum) en base al convenio marco impulsado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía y la Federación Andaluza de Municipios de Provincias (FAMP).

Estos SCRAP tienen entre sus misiones financiar la correcta gestión de los RAEE, asistir a los fabricantes en sus planes de prevención y minimización de residuos, asegurar el cumplimiento de los objetivos de reciclado y valoración de los residuos, asegurar el control de las diferentes fases por las que pasa el RAEE, garantizar la disposición de contenedores para la recogida selectiva de los RAEE, tanto en los puntos de venta de electrodomésticos como en los fijados por las entidades locales, o la de financiar campañas y acciones de comunicación, sensibilización y divulgación sobre la correcta gestión del RAEE. Además se comprometen a adoptar las medidas necesarias para contribuir a alcanzar en Andalucía los objetivos de reutilización, reciclado y valorización.

Los SCRAP en el Convenio Marco

Este convenio establece las pautas de funcionamiento del sistema de recogida y gestión de RAEE en cuanto a puntos de recogida (grandes superficies comerciales, pequeños comercios, puntos limpios, etc.) así como la orden de incentivos por volumen de recogida y el apoyo institucional a las campañas de concienciación ciudadana que tengan como objetivo el incremento de las tareas de reciclaje de RAEE.

El acuerdo define medidas para la financiación de los costes adicionales soportados por los gobiernos locales de la recogida selectiva de los RAEE por parte de los sistemas colectivos, que es sufragada íntegramente por estos y establece los mecanismos para que garanticen el tratamiento correcto de los elementos peligrosos, el reciclado y valorización de los RAEE, de acuerdo con la normativa aplicable. Este convenio marco queda abierto a la adhesión de las administraciones locales, que además podrán suscribir los acuerdos particulares con los sistemas de gestión que consideren.